La Kallocaina, de Karin Boye

¿Alguna vez te he anunciado un libro de ciencia ficción en mi blog? No me se ve… Así que estoy reparando esta injusticia contándoles sobre “La Kallocaïne” de la sueca Karin Boye. De hecho, “La Kallocaïne” es una novela distópica, el libro en cuestión está considerado inclusive como una de las 4 enormes proyectos de ciencia ficción del siglo XX con el mismo título que “1984”, “Nous autres” y “Le Meilleur des mondes”.

Antes de “1984” de George Orwell, hay otras novelas distópicas que describen mundos totalitarios bajo supervisión, “La Kallocaine” de Karin Boye, y “Nosotros Otros” de Ievgueni Zamiatine, pero volvamos al libro del novelista sueco. Así, “La Kallocaine” detalla un universo en el que los ciudadanos están todo el tiempo bajo supervisión. En esta sociedad donde mujeres y hombres se vigilan mutuamente, el Estado vigila el grano, es un Estado omnisciente como un dios benévolo que todos tienen que amar, respetar y hasta algo de miedo. Por otro lado, esta supervisión no es bastante para el estado policial que lo controla todo. Entonces un químico tiene éxito en hacer un formidable suero de la realidad llamado Kallocaina. De hecho, un fácil pinchacito te hace confesar el menor de tus pequeños misterios, así como tus sueños y miedos no admitidos. También, es el viaje de este hombre, este químico que cree en los méritos de su trabajo, que seguimos el viaje. El científico leal es un hombre devoto como los quiere el Estado mundial, un Estado que acabará en guerra con el Estado vecino. Por otro lado, el químico por último descubrirá lo que jamás habría creído, un hallazgo que cambiará para toda la vida su visión de lo que creía que era verdad… Y todo lo mencionado es lo que el hombre cuenta en su períodico.

Por último decidí reposar, pero no pude. La carta del Ministerio de Publicidad bailaba a mi alrededor, no sabía de qué lado recostarme. El que pelea con un corazón honesto tiene más opciones de ganar que un guerrero con el corazón roto. Así es, por supuesto; tiene sentido. ¿Pero qué pasa con los corazones rotos? ¿Cómo les obligamos a recobrar su integridad?

El universo descrito por el novelista sueco es muy opresivo. Es una sociedad totalitaria donde todos desconfían de todos, una sociedad paranoica que vive, desde luego, en la alegría impuesta, pero también, y más que nada, en el miedo al otro y a eso que se dirá sobre esto. El libro de Karin Boye se se ve al de George Orwell en varios puntos. De hecho, existe la supervisión del espacio privado y público, pero también (y cito Wikipedia para estar seguro de no olvidar nada)..: “El uso de un períodico, la denuncia en las parejas, la supervisión policial del espacio privado, la iniciativa del delito de pensamiento castigado con la desaparición, el alistamiento de ciudadanos en las celebraciones estatales en su momento de libertad, los formidables niños soldados del régimen, el papel de la guerra, el papel de las mujeres como fuerza impulsora de la vida, la consideración del amor en la toma de conciencia. Concluyo diciendo unas expresiones sobre el estilo de Karin Boye, que es a la vez simple y interesante. La historia no posee tiempo de inmovilidad, es un verdadero exitación leerla.

¿A quién le agrada ese tipo de libros? ¿Conoces esta novela?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *