La búsqueda de Naguib Mahfouz

“La búsqueda” es el título de una novela redactada en 1965 por el escritor egipcio Naguib Mahfouz. Este último, considerado uno de los más enormes escritores contemporáneos de Egipto, recibió el Premio Nobel de Literatura en 1988. Además, la trilogía de El Cairo se considera su obra más sustancial, pero en este momento que he hablado resumidamente sobre el “Nilo Zola”, volvamos al título que relato siempre lo podéis iendo a comprar libros segunda mano online.

Una mujer muere. Entendemos que éste se encontraba en prisión, seguramente por prostitución. De hecho, este último trabajaba en un burdel. En su lecho de muerte, la mujer confiesa a su hijo que su padre, un destacable, no es quien él creía que era y que está vivo y bien. La pobre madre sólo sabe el nombre del hombre que una vez amó, pero también decidió irse. Además, insta a su hijo a hallar a su padre, un hombre que logre asistirlo y que no conozca la presencia de su hijo… El joven obedece, porque quiere a su madre más que a nada, pero también, porque no sabe nada de sus diez dedos. Mimado por su madre, este niño eterno jamás ha carecido de nada y jamás tuvo que trabajar. Además, el joven tiene el dinero justo para lo que espera para una búsqueda rápida, la de hallar a su padre. Así, Sabir, que tuvo que irse a El Cairo, se instala en un pequeño hotel no bastante caro, pero como estos medios son limitados escoge no perder el tiempo… De un directorio, busca el nombre de su padre y también, hace avisos regulares en la prensa. En esta localidad extraña que no conoce, el joven se dejará llevar, como siempre, por dos mujeres. El primero es dulce y bien intencionado, en tanto que el segundo es duro y traicionero. Sabir es una figura despacio, es un hombre que no sabe nada de la vida y que no sabe a qué santo ocuparse.

Los minutos pasaron con íra y ansiedad. No, jamás había sufrido tanta humillación. La humillación del deseo avaro. La humillación de la búsqueda vana. Esa noche fue semejante a la previo, insomnio, resentimiento y migraña.

El libro de Naguib Mahfouz es una increíble novela con un ámbito polvoriento. El personaje principal, un traîne-savate en busca de su padre, pasa sus días vagando por las calles de El Cairo, en las polvorientas calles de un mundo enigmático. Sabir, no sabe llevar a cabo nada y sigue repitiéndolo, busca, busca, busca… Pero, ¿qué es lo que verdaderamente busca? ¿Su padre? ¿O la promesa de una vida mejor? ¿O el propósito de su historia y vida? De la promesa a la desesperación, el joven ocioso no tendrá otra misión oficial que la de hallar a su padre, es su madre la que le pregunta… ¿Qué mejor forma de vivir que teniendo un padre destacable? Principalmente cuando eres bueno en nada, ¿pero quizás bueno en el matrimonio? ¿Convertirte en gigoló? Sabir es un hombre atormentado que jamás deja de aferrarse a la promesa de hallar a su padre, de un mundo mejor, de casarse… Es un joven que cree en todo, pero no en sí mismo. El creador egipcio otorga un espectacular relato de esta búsqueda solitaria y desesperada. El estilo de escritura de Naguib Mahfouz tiene algo que no puedo detallar, pero que le otorga una atmósfera especial a su crónica. La novela se lee con muy eficacia y tiene dentro varios diálogos con oraciones subjetivamente cortas. El creador va al grano y me hago una pregunta por qué a este último se le llamó el “Nilo Zola”…

¿Qué te se ve eso? ¿Quién ha leído a este creador egipcio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *